Jose Angel Martin PSOE Santa Cruz de Tenerife

José Ángel Martín señala que, “con el texto inicial aprobado por CC y PP, Bermúdez puede nombrar a dedo hasta a cinco miembros con voz y voto”

Elena Mateo plantea que el órgano “debe ser un verdadero Consejo de la Juventud Municipal y no un consejo asesor de las políticas de la Concejalía”

El PSOE de Santa Cruz de Tenerife pide que el Consejo Municipal de la Juventud sea un órgano autónomo e independiente sin injerencias políticas del alcalde, José Manuel Bermúdez. El Grupo Municipal Socialista ha presentado una serie de alegaciones al Reglamento del Consejo Municipal de la Juventud, aprobado inicialmente en el pleno del 29 de junio de 2018.

El portavoz del Grupo Municipal Socialista, José Ángel Martín, señala que, “con el texto inicial aprobado por CC y PP, Bermúdez puede nombrar a dedo hasta a cinco jóvenes con voz y voto”. “El PSOE quiere que el Consejo represente la voz de la juventud, más allá de afinidades o vinculaciones políticas”, añade el edil. Para Martín, “cuando CC organiza la participación ciudadana lo que hace es de dar voz a su gente para que parezca que esa es la voz de la calle”.

La concejala socialista Elena Mateo plantea que el órgano “debe ser un verdadero Consejo de la Juventud Municipal y no un consejo asesor de las políticas de la Concejalía”. “El Consejo debe ser independiente en su toma de decisiones y a la hora de realizar propuestas; sus acciones, además, deben estar dirigidas por y para la juventud y no implicar otro tipo de factores”, incide.

Para Mateo, medidas como la libre designación por parte del alcalde de algunos miembros podría “politizar el consejo”. Otra cuestión que el PSOE pide que se restinga es la propuesta que hace el reglamento para que los concejales tengan participación con voz pero sin voto, “lo que puede condicionar y dirigir los acuerdos de un consejo en el que podría haber menores de edad”. Así mismo, el PSOE plantea cambiar el reglamento para que otras entidades no compuestas en exclusiva por jóvenes o que trabajen con la juventud, pasen a ser observadoras con voz pero sin voto.