NOTA DE PRENSA

El Grupo Municipal Socialista denuncia el cierre de las
dos escuelas infantiles públicas de Santa Cruz

José Ángel Martín y Alicia Álvarez advierten que el nuevo grupo de
gobierno dejará a 122 familias sin esta prestación

Además, anuncian que realizarán un llamamiento a las familias y
profesionales para exigir que el alcalde revoque esta decisión

El Grupo Municipal Socialista del Ayuntamiento de Santa Cruz
denuncia el cierre previsto de las dos escuelas infantiles públicas
del municipio que dan cobertura a 122 familias con escasos
recursos, situadas en Ofra y Añaza, dos barrios en los que los
socialistas en el mandato anterior realizaron importantes
esfuerzos para avanzar en condiciones de igualdad.
Se trata de una decisión tomada por el nuevo grupo de gobierno
(CC-PP), que según explica el portavoz de los socialistas en Santa
Cruz, José Ángel Martín, “causará un daño irreparable a las
familias más afectadas”. Por ello, tanto Martín como la concejala
socialista, Alicia Álvarez, quien fuera responsable de Atención
Social en el pasado gobierno, exigen al alcalde que revoque esta
decisión que ha impulsado la derecha en el Consistorio. Además,
anuncian que realizarán un llamamiento a las familias y

profesionales afectados para exigir públicamente que se impida el
cierre de estas dos escuelas municipales.
En este sentido, el portavoz socialista asegura que “gracias al
empeño del PSOE han permanecido abiertas ambas escuelas, ya
que la Ley de Racionalización de los Servicios Públicos aprobada
por el PP despoja a los Ayuntamientos de numerosas
competencias”.
Martín recuerda que “la fórmula a la que nos acogimos para
luchar por la continuidad del servicio fue la de alcanzar un
convenio con el Gobierno de Canarias, cuyas competencias
dependían del PSOE en aquel momento, lo que permitió seguir
garantizando la cobertura de la prestación”.
Por su parte, Álvarez explica que antes de su marcha dejó
preparados los informes e incluso la ordenanza municipal que
otorgaba mayores garantías sociales a las escuelas infantiles pero
“el gobierno del PP se ha empeñado en poner trabas para
conseguir el cierre de las escuelas previsto para finales de este
mes, dejando sin empleo a una quincena de profesionales del
sector y a 122 menores desprotegidos y sin opciones de poder
incorporarse a centros privados, ya que se tratan de familias con
escasos recursos”. “Una decisión que se acata por rehuir de las
negociaciones con el Gobierno canario acerca de aspectos del
convenio que tienen muy fácil solución”, lamenta.
Por último, Álvarez incide en la importante función que ejercen
ambas escuelas “ya que es un servicio que promueve la inserción
laboral y social de los padres, a la vez que los menores comienzan
su aprendizaje en edades tempranas, lo que permite un mejor
desarrollo y evita problemas de tipo social en un futuro”. Además,
“una parte de las plazas corresponde a niños y niñas del
negociado de menores, por lo que estos centros suponen su
medida de protección”, destaca.